viernes, 30 de enero de 2009

En el camión

Alguien posa su mirada en una nuca, y camina por el rellano de los hombros, de las redondeces, de las jugosas carnes de ese otro ajeno...
La mirada se pierde entre la vellosidad y las porosidades sudorosas de ése tan inquietante, cegatón de la espalda, próximo al inmediato olvido... perdiose en los dobleces, las marcas, las texturas, los hoyuelos, las tonalidades de esa carnalidad, montón de huesos...
Es el lugar preciso del cuerpo, frágil o fuerte, enhiesto o convexo, balbuceante, firme, suculento, enorme, simple, delicado, oloroso, perfumado, delicioso, grotesco.

miércoles, 14 de enero de 2009

Salmo

qué venga alguien a salvarnos
alguno de poder supremo
que dibuje paz en este agujero de sedientos
El agua