sábado, 28 de febrero de 2009

"Contra el peligro exterior uno puede encontrar socorro durante un tiempo en la huída y la evitación peligrosa, hasta adquirir foraleza bastante para cancelar la amenza mediante una alteración activa de la realidad objetiva. Pero de sí mismo uno no puede huir...". S. Freud