lunes, 10 de enero de 2011

Sangre de mujeres

Aun cuando hay tanta sangre corriendo en nuestro país, cuando hay cifras y promedios de los decesos, hay una que llamó especialmente la atención de medios extranjeros: una mujer conocida como "la pelirroja" fue, al final del año, colgada de un puente en Monterrey. La complejidad de esta muerte radica en que es un acto cargado de símbolos: un cuerpo, expuesto en sus formas femeninas, en sus entrañas, con un nombre pintado en su espalda... Un asesinato que se justifica por lo que hizo. Porque lo merecía. No hay que olvidar que es una muerte más, que recuerda que las mujeres pendemos de un hilo en este país (si, también las mujeres) y a veces basta un leve empujón para caer.

Nota: escribir en el buscador de imágenes "la pelirroja". Puede encontrarse a esta mujer junto a otras pelirrojas, pero vivas, y también expuestas...

miércoles, 5 de enero de 2011

"Mi deseo es huir. Huir de todo lo que conozco, huir de todo lo que es mío, huir de lo que amo. Deseo partir -no para las Indias imposibles o para las grandes islas del sur de todo, sino para el sitio cualquiera -aldea o yermo- que tenga en sí el no ser este sitio. Quiero no ver ya estos rostros, estas costumbres y estos días. Quiero reposar, ajeno, de mi fingimiento orgánico. Quiero sentir al sueño llegar como vida, y no como reposo. una cabaña a la orilla del mar, una caverna, incluso, en la falda rugosa de una sierra, puede darme esto. Desgraciadamente, sólo mi voluntad no puede dármelo." Fernando Pessoa