jueves, 30 de abril de 2009

Secuestros

Y llega un desalmado, toma a su presa: fresca, joven, bonita. Y le pone precio: $500 mil, o mejor $1 millón... Lo vale, lo pagarán...
El secuestrador toma a su víctima y le ajusta una cantidad, la valúa.
El secuestro sólo pudo venir a ocurrir en sociedades capitalistas en las que todo se vende, todo se compra... Vida, muerte, juventud, sexo, más vida, corazón, promesas, ilusiones... Y en una sociedad en la que el capitalismo es una ventisca... Polvaredas...

No hay comentarios: