jueves, 18 de diciembre de 2008

Noche

Castillos, rocas que esconden ojos por todos lados... Tientos

Formaciones afiladas que valdría guardar en un cajón, en la alacena

Hay un montón de osamentas allí, apestan

Partituras de ceremoniosas melodías

Flor de noche en luto inamovible

lenguaje entretejido con un anzuelo mohoso

Fascinante mirada de recelo forzado al unísono tararear del buitre

cuánto arrepentimiento acerca a la colina a ese cuerpo decrépito

ése que supone urgar en las alabanzas a los cerdos en sacrificio

No hay comentarios: