domingo, 21 de agosto de 2016

Agua

Apenas caen unas gotas. Gotea la noche con sus sudores taciturnos (esta es una palabra consentida en la literatura) e intento hacer poesía mientras espero un garrafón de agua. Y pienso que quizás la poesía ha muerto, que se hace poesía por dinero, como todo.
Espero el agua y como mis uñas, fumo, fumo más, me aguarda un cáncer, cierto ¿qué tan cierto?
Entonces pienso en palabras hermosas, pero para hacer poesía no se necesitan palabras hermosas, pueden ser repugnantes igual… son sólo palabras… para quien las lee pueden ser hermosas o repugnantes, así como para mí la palabra “amor” ¿por qué no? me parece un cenicero lleno de bachichas, un tomate verde que se ha reventado, que se le ven todas las semillitas, la reencarnación en una cucaracha, un gotero con manzanilla o una farsa como la política y la libertad.
Prefiero a veces pensar en un frasco lleno de moscas, y allí vuelo, nos golpeamos unas con otras, sin vernos, y se llama humanidad.

No hay comentarios: